BIALIK

La amnesia tiene que ver con la memoria que es la capacidad con la que cuenta el Sistema Nervioso Central para aprehender, organizar y fijar eventos de nuestro pasado y se encuentra íntimamente ligada a la función de la atención. Es capaz de almacenar datos codificándolos, guardándolos y evocándolos.Y con la amnesia sucede una pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas.

Las amnesias pueden tener un trasfondo fisiológico, o bien, psicológico y entre las causas que la pueden hacer aparecer se encuentran el envejecimiento, los traumatismos craneales, enfermedad de Alzheimer, ingestión excesiva de alcohol drogas, esteroides o bien, provocadas por situaciones traumáticas como experiencias durante la guerra o distintos tipos de violaciones (sexuales, existenciales…),conocidas como amnesias de evocación.Suele aparecer a partir de los 30 años a través de episodios de la mente en blanco o repetición de actos automáticos por estrés, ansiedad, angustia y depresión.

Los trastornos de olvido asociados a la edad conocido como ¨olvido senil benigno¨, se presentan con leves alteraciones de la memoria y dificultad para aprender y recordar nombres denominada afasia nominal. Ya los médicos de la antigüedad Hipócrates, Galeno y Plinio citan la pérdida de la memoria para las palabras después de enfermedades o heridas. Aphonos podía significar pérdida de la voz y también pérdida del habla (alalia).

La Amnesia Selectiva puede también denominarse amnesia disociativa  que es la típica para el olvido de recuerdos traumáticos.

Tal vez se podría utilizar conscientemente esta posibilidad de elegir qué es lo que conviene guardar en la memoria. Qué remembranzas nos son favorables y desechar aquellas que ya no lo son y que ,por el contrario, nos perjudican y aumentan nuestros rencores.

Crear para nosotros una ¨amnesia selectiva¨ que se vuelva como una ¨limpia¨. Deshacerme y hacer limpieza de lo que ya no me sirve y que mi memoria rescate sobre todo experiencias y situaciones pasadas  pero a la vez refrescantes.

Que pueda yo elegir qué olvidar y qué retener. Permanecer con lo que cuenta, lo importante en cuanto a hechos, personas, valores. Medir lo que vale la pena y soltar aquello que no lo merece. Ejercer la amnesia selectiva como la que aquí proponemos es empoderamiento .No seamos ¨hoarders¨ y que tengamos que preservar en nuestra memoria todo lo que nos ha acontecido. Aprendamos a eliminar y  a elegir qué olvidar.

*Raquel Bialik, Antropóloga Social, estudió en la Universidad de California (Berkeley) egresada de la ENAH, El Colegio de México, Directora de Agorabi, Lugar de Encuentro (Tepoztlán, Morelos). Consultora de instituciones públicas y privadas, autora de capítulos y libros nacionales e internacionales especializada en Antropología Médica, Tercera Edad y Asistencia Social. Colaboradora de la Revista Ser Mayor.

e-mail:  agorabi16@gmail.com