CORZO

Esta semana el TEPJF, resolvió el expediente de la elección del Gobierno de Puebla, con una votación de 4 a 3, el blanquiazul y su candidata, sostuvieron la victoria a pesar de las múltiples acusaciones de que los principios constitucionales para considerar válida una elección, habían sido violentados, ya que la cadena de custodia de muchos paquetes no se había garantizado.

El abanderado de MORENA, Miguel Barbosa, aseguró que “asesinaron la democracia”, que la poca credibilidad del TEPJF, había sido arrebatada por 4 de los 7 magistrados, ya que el expediente tenía un caudal probatorio plenamente articulado que demostraba las irregularidades, graves plenamente acreditadas.

Barbosa, arremetió con fuerza contra la Presidenta Janine Madeline Otárola Malassis, quien, de alguna manera fue la manzana de la discordia entre los demás magistrados y cargo la balanza para que el PAN, obtuviera el triunfo. Barbosa, sostuvo que ya no hay justicia electoral en México. Ya que los 4 votos fueron obtenidos con seducción y prestaciones ajenas a la justicia.

La libertad del voto ya no se podrá defender en los tribunales, ya que Moreno Valle presionó a los Magistrados: Indalfer Infante González, Reyes Rodríguez Mondragón, Felipe de la Mata Pizaña y a su Presidenta, quienes, sostuvo, no conocía a detalle el gran expediente que se presentó y se integró con motivo de la presentación del juicio para defender el voto de los poblanos.

Y lanzó una consigna, nunca estaré del lado de quien ha traicionado a los poblanos, estaré del lado del pueblo, y que Martha Erika, le compraron su gubernatura a ver cómo le compran su buen gobierno, y entonces finalizó: Puebla libre hasta la victoria.

Esto sienta un precedente donde quien pierde al final del día, es el TEPJF, ya que quienes argumentaron por anular dieron un cúmulo de argumentos y pruebas, las cuales, a decir de Barbosa, fueron desestimadas por la presión que hubo contra ellos. Vaya historia, lo único que puedo decir, es que deberían reflexionar quienes contienden en un proceso electoral, es que se gana y se pierde, pero que al final, debe prevalecer la civilidad y eso es la democracia. Pero la cultura de tratar de obtener ventaja a toda costa también debe desaparecer, por el bien de la cultura democrática.