SINAPSIS

Una ventaja del atribulado Trump,quien ha padecido una de sus peores semanas en la Bolsa y en los frentes doméstico/foráneo,es que todavía la oposición del Partido Demócrata—que ya es mayoría en la Cámara de Representantes,pero no en el Senado ni en las gubernaturas ni en la Suprema Corte—carece de un candidato y/o candidata competitivos.

Hoy el Partido Demócrata parece una coalición heteróclita cuyo común denominador es su abominación a Trump y que va desde un ala radical,del texano Beto O’Rourke,pasando por la sensatez de los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren,hasta la moderación del ex-vicepresidente Joe Biden.

La buena noticia es que Hillary Clinton no será candidata,y si lo fuere los Demócratas repetirían su derrota.

Si EU viviese tiempos menos turbulentos,el favorito sería el anterior vice-presidente Joe Biden,compañero de ruta de Obama, considerado el más popular del Partido Demócrata.

En la fase de la desglobalización financierista,los candidatos idóneos serían Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

El mundo vive tiempos “radicales”—según la caduca taxonomía posterior a la Segunda Guerra Mundial y a la Guerra Fría—donde el “centro” político y la “moderación” han sido vaciadas y viciadas de su contenido semántico contemporáneo,por lo que el sorprendente desempeño del texano Beto O’Rourke,quien estuvo a punto de desbancar al fundamentalista cubano-canadiense-texano Ted Cruz del Partido Republicano,puede constituir una opción nada despreciable frente a Trump.

http://alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037