KIM

El fin de año representa para fines comerciales y simbólicos el cambio de todas aquellas costumbres que resultaron tóxicas en el periodo inmediato anterior.

Por otra parte, representa la esperanza y la emoción de un nuevo ciclo con diversas oportunidades. Un nuevo comenzar.

Lamentablemente, los famosos “propósitos” se convierten en lugar común; adelgazar, hacer ejercicio, más dinero, mejor trabajo, encontrar el amor, entre otras.

Todos esos objetivos están relacionados con obtener algo que no tenemos y, que al conseguirlo, nos traerá la felicidad duradera. La trampa de la ilusión.

Mi objetivo año con año era dejar de fumar (evidentemente nunca lo conseguí, ni me esforcé en ello) y hoy he dejado de hacer esa clase de “propósitos” que no voy a cumplir y solo me hacen sentir inútil.

Con el paso del tiempo comprendí que esos propósitos no traen la felicidad y, si los obtenemos, tampoco generan un cambio sustancial.

Hoy tengo otra clase propósitos y anhelos (quiero creer que más de fondo y con mejores resultados):

  1. Reencontrarme con quien en realidad soy. Ocuparme en parecerme al adulto que quería ser cuando fui niña. Ser y no parecer.
  2. Permitir que los demás sean quienes son y amarlos y aceptarlos en su totalidad.
  3. Comprender que las personas actúan en función de las herramientas con las que cuentan y no con base en mis expectativas.
  4. Valorar y agradecer la fortuna de contar con amigos tan ejemplares como los que tengo.
  5. Entender que el “amor verdadero” no está relacionado con guerras, luchas, vencer objetivos y enemigos imaginarios. Es algo más parecido a la paz y la plenitud, las carcajadas sin control y caminar hacia el mismo objetivo. Nadie arrastra a nadie. Todo es fluido y en equipo.
  6. Vencer mis miedos y no permitir que limiten ninguna acción.
  7. Gozar mis vicios.
  8. Saber que la eternidad es un momento y es presente.
  9. Dejar al pasado en su lugar. Valorarlo y atesorarlo y no pretender cambiarlo ni vengarlo en el futuro.
  10. Dejar la cobardía de justificar mis carencias con mi historia. Soy lo que escojo ser hoy y no esta determinado con mi ayer.
  11. Serme leal siempre.
  12. Aprender a decir “No”.
  13. Entender que nadie cambia.
  14. Amar cada segundo mi preciada vida.