NATIOH

Una de las preguntas más importantes que tenemos los humanos es ¿estamos solos en el Universo? Resulta que todavía no conocemos exactamente como se desarrolló la vida en nuestro planeta, y hasta solo apenas en 1995 descubrimos que existían planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Eso significa que solo tenemos 24 años buscando vida fuera de nuestros vecinos planetarios.

El papel del agua para la vida

Todavía no nos es cierto comprobar si la vida en la Tierra es irreplicable, parecida o completamente distinta a nuestra biosfera, pero existen algunas teorías acerca del origen de la vida que podrían resultar universales.

Una de las ideas más aceptadas es que el agua líquida es imprescindible para crear vida. El agua funciona como un medio para mezclar compuestos orgánicos y energía. También es un excelente regulador de temperatura y está compuesta de dos de los elementos más comunes en el Universo.

La temperatura en un planeta, y por ende el estado de la materia del agua, está determinada principalmente por su trayectoria y distancia a su estrella más cercana. Un planeta que se traslada a una distancia relativa corta probablemente contendría muy poca agua ya que se evaporaría. Al contrario, un planeta que se traslada lejos de su estrella puede solo contener agua congelada.

lunas-planetas

Planetas extraviados

Imagina un planeta que tuviera condiciones parecidas a la Tierra pero que de repente se saliera de órbita y se alejara tanto de su estrella que se congela. Toda el agua sobre la superficie y el agua contenida en su atmósfera se congelaría atrapando toda la vida en un sándwich entre el agua congelada y el fondo de sus océanos.

Éste fenómeno de planeta fuera de órbita se conoce como planeta extraviado, y es bastante común en la formación de sistemas solares. Imagina la formación de un sistema solar como una mesa de billar en el primer saque. Puede haber colisiones que expulsen a planetas ya formados fuera de su órbita a divagar por el cosmos, planetas que ya tenían agua líquida y vida.

A pesar de ya no recibir energía de su estrella más cercana, el planeta no está muerto. Su núcleo sigue emitiendo grandes cantidades de energía y calor transmitidas mediante energía geotérmica. El calor que lograra escapar del núcleo y al fondo de los océanos sería suficiente para calentar el agua y volverla a hacer líquida.

Vida extraterrestre bajo el hielo

Los compuestos orgánicos como amino-ácidos y carbohidratos que quedaron atrapados entre la atmósfera y el fondo de los océanos mezclado con el calor emanado del núcleo del planeta podrían resultar en una temperatura y ambiente ideal para crear vida de nuevo. Recordemos que no tiene que ser vida compleja, pero si pudiera ser viable la existencia de organismos unicelulares. Si esas condiciones se mantienen durante miles de millones de años, entonces la vida podría evolucionar a organismos más complejos como se ha dado en la Tierra. Además, una de las teorías más aceptadas acerca del origen de la vida en la Tierra es que los primeros organismos aparecieron en los ductos volcánicos al fondo de los océanos, por lo que no es tan alejado de las condiciones que conocemos.

Quizás sea una idea muy alejada de la realidad, pero hace surgir preguntas interesantes acerca del origen de la vida, la evolución y la existencia de otros seres conscientes. Recordemos que solo sabemos de la existencia de exo-planetas desde apenas hace 24 años, que en la escala cósmica no es significante tan poquito tiempo. Ojalá nos toque resolver alguna de estas preguntas mas pronto que tarde.