CRITICO

En México cada vez resulta más preocupante la situación política que estamos comenzando a enfrentar y que por lo que se ve no será sencillo poder contener, esto debido a los intereses y caprichos que están llegando desde el nuevo gobierno federal, el cual, con base en atropellos, malas decisiones, y falta de tacto o sensibilidad están imponiendo sus ideales fallando en gran parte a la gente que deposito mediante el sufragio su confianza en ellos.

En estos últimos días se han vuelto virales casos como el de los trabajadores del SAT en el estado de Guanajuato, específicamente en el municipio de Irapuato donde de un día a otro, sin previo aviso y sin explicaciones mayores salvo la de la austeridad republicana se decidió cerrar las oficinas y despedir de manera forzosa a 200 empleados, pues según el plan del Gobierno Federal, esta oficina no es necesaria en ese municipio y con una estatal basta. Agregando a esto que el personal de Recursos Humanos del SAT Irapuato avisó un día antes del despido, también se les notificó que no serían liquidados conforme a la ley y que solo se les entregarán los fondos de ahorro, algo que va en contra del mismo gobierno.

Pero desafortunadamente, este no es el único caso de esto, pues, así como en el SAT Irapuato, existen muchos casos incluso mas cercanos (física y territorialmente hablando) a quien escribe esta nota, pues incluso en el mismo Congreso local de la CDMX, están haciendo recortes de personal a diestra y siniestra, cayendo en algo que ha caracterizado a esta cuarta transformación que es la falta de ética y el parecer que están gobernando conforme salen los problemas, sin un plan o estrategia definida, o como mejor se le dice, improvisando sobre la marcha, pues al parecer ignoran la respuesta que los funcionarios tanto de aquí como en Irapuato y en todas las dependencias a lo largo y ancho de nuestro país que están despidiendo puedan tener y que a la larga puede salir mas caro para el mismo gobierno.

Por otro lado, el mismo Congreso de la CDMX que está despidiendo a funcionarios públicos con la excusa de la Austeridad Republicana asignó, en el Presupesto de Egresos 13 millones 900 mil pesos para “Vestuario, Blancos, Prendas de Protección y Artículos Deportivos” y 6 millones de pesos para alimentos y utensilios, es decir que en el Congreso de la CDMX se destinaran 22,600 pesos en alimentos cada día hábil (aunque en campaña se quejaron de situaciones similares), y de los 13 millones 900 mil pesos que se destinarán para Vestuario, Blancos, Prendas de Protección y Artículos Deportivos (mismos que no me cuadra que sean gastos de un Congreso) mejor ni hablamos porque es un golpe duro a la confianza de la gente que los apoyó y que en muchos casos son los mismos que están traicionando despidiéndolos súbitamente.

Apenas va poco más de un mes de este nuevo gobierno, es una realidad que la cosa apenas empieza y que no podemos juzgar un libro por su portada, sin embargo, lo poco o mucho que nos ha dejado ver este nuevo gobierno no nos da un buen sabor de boca y pareciera que están ahorrando en unas cosas para despilfarrar en otras, lamentablemente eligiendo ahorrar con salarios de gente que en su mayoría ejercía un trabajo honrado y honesto para gastar en gustos y lujos de unos cuantos. Esperemos que esto si sea una buena Cuarta Transformación y no una Transformación de Cuarta.