Leo Messi marcó frente al Eibar su gol 400 en la Liga. El capitán azulgrana, goleador consecutivo en las cinco últimas jornadas, escribió una nueva página en su particular libro de los récords, alcanzando 576 dianas con la camiseta del Barça y siendo el primer futbolista que llega a los 400 en el campeonato liguero.

Si el Eibar, siempre derrotado por el Barça en sus enfrentamientos ligueros, había ya recibido doce goles de Messi en siete partidos, nada hacía pensar que pudiera retrasarse la consecución de esta especial marca, la tarde en que el crack argentino sumó su partido 435 de Liga, para, de momento, instalarse en una media de 0,92 goles por encuentro y solo superado, en cuanto a media realizadora por Cristiano Ronaldo (llegó a 1,06 goles gracias a sumar 311 en 292 encuentros con el Real Madrid).

Messi, que se estrenó frente al Albacete en 2004, llegó a los 100 goles ligueros en noviembre de 2010 frente al Almería, en un choque que venció el Barça por 0-8; contra Osasuna en el Camp Nou, en un partido sentenciado por 5-1, marcó Messi su gol 200 en la Liga el 27 de enero de 2013 y el Sporting de Gijón, en El Molinón, encajó el 300 el 17 de febrero de 2016, en una victoria por 1-3 del equipo que dirigía Luis Enrique.

Volvió a ser el Camp Nou el escenario del nuevo centenario anotador del crack argentino, líder destacado en tantas estadísticas y que no podía dejar de lado la de su magnificencia anotadora. 231 goles, de momento, en el estadio azulgrana y 169 a domicilio suman los 400 primeros goles de Leo Messi en la Liga.