NEWCOMBE

Mission, Texas.- El periodista Carlos Domínguez fue asesinado hace un año de más de 20 puñaladas en Tamaulipas en presencia de familiares y las autoridades judiciales estatales no han logrado llevar a los responsables a la justicia.

Tras el asesinato, cometido en Enero de 2018, varias personas (dos de las cuales dicen ser periodistas independientes) han sido detenidas, pero las investigaciones están estancadas y las autoridades no dan detalles.

Este lunes, Reporteros SinFronteras y el Comité de Protección a los Periodistas pidieron a las autoridades de Tamaulipas esclarecer el asesinato; a ese reclamo se sumó el Colegio Hispanoamericano de Periodistas.

Reporteros Sin Fronteras y el Comité para la protección de Periodistas se reunieron en Diciembre pasado con el entonces Procurador de Justicia de Tamaulipas, Irving Barrios Mojica.

Durante la reunión el Fiscal refirió:

“En el caso Carlos Domínguez, la Fiscalía tiene un caso sólido, donde la única línea de investigación es su labor periodística, de acuerdo al análisis de contexto que le fue entregado por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República, y de donde se desprende que el asesinato de Domínguez, fue por su labor periodística”.

reyna luna

Sin embargo no proporcionó mayores datos sobre los avances en la investigación con relación a la autoría intelectual, dicen las organizaciones internacionales de periodistas.

“En algunas regiones de México, la violencia y la intimidación contra periodistas estaría siendo perpetrada por grupos armados que aparentemente mantendrían vínculos con facciones políticas”, indica la Relatoría para la Libertad de Expresión de la CDH.

La situación se acentuó en 2018 y fue la causa de por lo menos tres de los 10 asesinatos de periodistas ocurridos en México, Chiapas, Chihuahua y Tamaulipas, en un contexto electoral violento, lo cual es realmente preocupante para el ejercicio de la libertad de expresión, dicen las organizaciones.

Tamaulipas, advierten, es considerado como uno de los estados con un grave problema de autocensura.