CRITICO

Durante la campaña presidencial que tuvo Andrés Manuel López Obrador se encargó de mencionar que el aspiraba a tener una República Amorosa, idea que no solo rayaba en la utopía, sino también en lo infantil y en lo imposible, pues dentro de toda sociedad existieron, existen y existirán diferencias, debido a que esta es dinámica y cambia constantemente (más en estos días donde pareciera que a las nuevas generaciones todo molesta).

Los seguidores, de AMLO se cansaron de repetir que la República Amorosa era una realidad y que sería posible que el gobierno tomara en cuenta las necesidades y las demandas de todos los sectores de la sociedad para poder satisfacer así la opinión y mejorar la calidad de vida a lo largo y ancho del país donde debería de predominar, la empatía, solidaridad, tolerancia y respeto a ideas que no sean compartidas.

Sin embargo, desde el mismo 1 de Julio en la noche pudimos ver que a los militantes de MORENA, como a los seguidores de AMLO pareciera que se les olvido todo lo que pregonaban y presumían en campaña; tuvimos un video de una senadora electa en el estado de Veracruz bajo los efectos del alcohol presumiendo las bebidas que tenía, dejando a un lado (aún más) la austeridad y burlándose de sus oponentes.

Caso como este fue lo que hizo hincapié a que los seguidores del mismo AMLO tomaran actitudes sobradas que poco a poco se fueron colando con los servidores públicos que entraron a sus nuevas funciones, pues se sabían con mayoría en el congreso y con el Ejecutivo de su lado, prácticamente tienen el poder entero en sus manos.

Estos casos han sido causas de burlas dentro de la Administración Pública Federal y local, como las reportadas por parte de los dirigentes de la Junta de Coordinación Política del Congreso Local de la Ciudad de México a los trabajadores que fueron despedidos de forma arbitraria (característica que poco a poco va siendo distintiva de la Cuarta Transformación).

Pero como vamos a pedir que la gente común respete, si tenemos a personajes que buscan un hueso, aun y cuando es constitucionalmente imposible como Taibo II diciendo “Se las metimos doblada” refiriéndose a que MORENA ahora puede hacer lo que le plazca, pues tiene la capacidad y autoridad.

Desde este espacio, se cree que dar el Ejecutivo y Legislativo a una sola fuerza política es un riesgo que el pueblo de México cegado por el hartazgo corrió y que, aunque espero equivocarme no pinta nada bien. También aprovechamos para hacer un llamado al gobierno Federal como a los gobiernos locales para que se comporten a la altura, dejen a un lado la soberbia y arrogancia porque haciendo un corte al día de hoy, llevan varios strikes (hablando en términos del deporte favorito del presidente) y esperamos que su turno al bat no dure solo 9 lanzamientos.