Por: Allie Ann

El 15 de abril de 1912, el Titanic se estrelló con un iceberg y más de mil 500 personas fallecieron en la tragedia.

De los 710 sobrevivientes hubo dos niños pequeños de 2 y 4 años, los únicos niños que fueron rescatados sin padres o tutores.

Los medios los apodaron como “los gemelos del Titanic” y su identidad permanecería desconocida hasta que una mujer en Niza, Francia se encontró con un articulo en el periódico en donde había una foto de quienes parecían ser sus dos hijos.

Ella era Marcelle Caretto y tras ponerse en contacto con las autoridades locales, a quienes los describió con detalle, diciéndoles preguntas que sólo sus hijos podrían responder. Una vez confirmada la relación, Marcelle se reuniría con sus hijos, Michel y Edmond, en los Estados Unidos.

¿Y cómo es que los niños llegaron al Titanic? La respuesta es que su padre Michel Narvatil se los robó a su ex esposa, Marcelle. Su plan era huir a los E.U.A. y comenzar desde cero. Utilizó el pseudónimo de Louis B. Hoffman, y le dio alias a sus hijos también. Desafortunadamente, eligió al Titanic como su barco de escape.

Cuando los niños llegaron a la ciudad de Nueva York se fueron a vivir con Margaret Hays, otra sobreviviente del Titanic. Un mes más tarde se reunieron con su madre.

Edmond murió a los 43 años tras pelear en la Armada Francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Michel asistió a la universidad, estudió un doctorado y se convirtió en profesor de Filosofía. Falleció el 20 de enero del 2001 a los 92 años siendo el más longevo y último sobreviviente masculino del Titanic.

Fuente: Muy Interesante