BIALIK

Suficiente es un adjetivo que proviene del latín y que significa que algo existe o se da en la cantidad adecuada para lo que se necesite; sin que sobre. Que basta con lo que es o se tiene. Es un concepto cuantitativo y también delimitante, cuyo antónimo -insuficiente – es que carece de…

En el ámbito académico es una calificación que indica que se ha obtenido un nivel mínimo del conocimiento requerido, equivalente a aprobado.

Esa medida cuya cuantificación implica un mínimo para su aceptación es relativa y yo diría, personal y también circunstancial. Se utiliza, por ejemplo, para determinar la salud: se requieren ¨suficientes horas de sueño¨, ¨suficientes calorías¨ en una dieta balanceada. También en comportamientos como mostrarse con un aire ¨suficiente¨ para señalar que se alardea o se presume o al hablar con un ¨tono suficiente¨. Identificamos a gente “autosuficiente” equiparandola con alguien independiente y seguro de sí.

Cada uno determina y sabe hasta dónde lo que le rodea- desde sus posesiones, sus relaciones, sus expectativas- le son suficientes para sentirse satisfecho y saciado; conforme. Entender, si se trata de una relación, cuándo se ha sobrepasado el límite, cuándo los costes superan por mucho a los beneficios.

Encontrar nuestro ¨punto dulce¨- y aquí no hablamos del concepto en fotografía-, aquel en el que encontramos un equilibrio, esa homeostasis física, psicológica y social que nos beneficia y nos deja satisfechos.

Si se siguiera al filósofo griego Epicuro (341 A.C.), el mantra sería ¨nada es suficiente para quien lo suficiente es poco¨. Felicidad y placer, eudaimonia y hedoné  serían el hilo conductor de la existencia. Y, sin embargo, hallar ese ¨punto dulce¨ de ser y estar, permite gozar de una calidad de vida satisfactoria y tranquila.

Se debe diferenciar entre rendirse y saber hasta dónde; definir cuándo y cuánto es suficiente.Quedar satisfecho con lo suficientemente bueno y dejar de ponerse ansioso y preocupado por la posibilidad de que pudiera haber algo mejor; siempre existirá esa posibilidad…

Pero, será una muestra de sabiduría, de valentía y de cuidado personal, el establecer esa marca y decidir qué allí, para mí, es ya suficiente.

Suficiente  información como para tomar cualquier decisión; puesto que nunca agotaremos TODAS las fuentes de información. Nos tendremos que conformar con éste concepto: ya, me es suficiente, puedo decidirme por esta opción que me parece la mejor. Esta forma de actuar con el ¨me es suficiente ¨, me evitará seguir posponiendo acciones y decisiones.

*Raquel Bialik, Antropóloga Social, estudió en la Universidad de California (Berkeley) egresada de la ENAH, El Colegio de México, Directora de Agorabi, Lugar de Encuentro (Tepoztlán, Morelos). Consultora de instituciones públicas y privadas, autora de capítulos y libros nacionales e internacionales especializada en Antropología Médica, Tercera Edad y Asistencia Social. Colaboradora de la Revista Ser Mayor.

e-mail:  agorabi16@gmail.com