PRISA.- Los delegados estatales del gobierno federal fueron urgidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador para que concluyan lo antes posible los censos que se levantan casa por casa y entreguen la información a la secretaría de Bienestar

para establecer el número de beneficiarios de la política social que tiene en los programas de pensiones para las personas adultas mayores y para las que padecen alguna discapacidad su mayor prioridad. Del primero se espera entregar a finales de febrero ocho millones 500 mil tarjetas y el segundo inició con un millón, ambos por  mil 274 pesos mensuales.

La nueva política de bienestar busca la ampliación de derechos entre los grupos sociales más desfavorecidos –sostiene el gobierno-, pero para la oposición, va por nuevas clientelas políticas. Como sea, se etiquetaron cerca de 150 mil millones de pesos para la Secretaría de Bienestar, de los que 101 mil 500 millones son para las pensiones de adultos mayores. En el país hay   unos 10 millones de adultos mayores y las personas que padecen algún tipo de discapacidad se cuantifica en 7.1 millones.

Si bien el subsidio de estos programas prioritarios de la política de bienestar social implica un gran compromiso presupuestal, no alcanzará para todos y, en términos prácticos, lo único que permiten es atenuar las carencias económicas ya que en realidad es poco posible que resuelvan las condiciones de pobreza.

Un análisis de Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, de la UNAM, precisa que en México las personas de 60 años o más son económica y socialmente vulnerables porque 47% vive en pobreza, 20-30% sufre violencia física, psicológica, económica o abandono y la población está en proceso de envejecimiento. Casi 8.9% de la población –unos 10 millones de personas– son ancianos, pero en el 2050 será del 30%. Esto representa un reto en términos de políticas públicas en, por ejemplo, la atención a la salud, pues un adulto mayor acude cuatro veces más a consulta que otros grupos y el costo de los padecimientos crónicos o enfermedades incapacitantes son  siete veces mayor a los tratamientos comunes.

DETERIORO.- En el 2050 la esperanza de vida será de 85 u 86 años, pero el hecho de vivir más no implica que la calidad sea mejor. Desafortunadamente, el entorno y contexto de las personas de la tercera edad en el país no es favorable, y sí, se está llegando a más edad, pero en condiciones muy deterioradas. Además, hay carencia de trabajadores sociales, enfermeras, gerontólogos y geriatras.

PROBLEMAS.- Por insuficiencia presupuestal el Instituto Nacional Electoral vislumbra problemas para realizar las consultas ciudadanas proyectadas por el presidente López Obrador- como la de revocación de mandato y para enjuiciar a ex presidentes-, y para participar en las elecciones de cinco estados con la instalación de casillas, que podría delegarse a las autoridades locales.

EMBAJADORA.- Un nuevo talento mexicano triunfa en Estados Unidos. En el ramo de la gastronomía Tania (Cienfuegos Velasco) Harris, chef repostera, fue nombrada “Chef Embajadora” de la ciudad de Greenville, Carolina del Sur. Este miércoles la recibió el gobernador   Henry McMaster, en Columbia, capital del estado. Ella participará en diversos eventos a celebrarse en el vecino país.