CRITICO

En los últimos días la situación en Venezuela se ha tornado un poco tensa, mas que de costumbre. El pueblo venezolano explotó  en contra de el Presidente Nicolás Maduro y su gabinete, pues la situación económica, sobre todo la inflación, la cual al día de hoy es de un poco mas de 1,000,000% cosa que es prácticamente insostenible para todo el país.

Es por ello que la población salió a las calles a protestar en contra del gobierno y exigiendo que el actual gobierno debe de presentar su renuncia para que Venezuela pueda volver a ser una economía sustentable y estable, pues, venciendo a este gobierno, significaría un cambio de régimen y de ideologías políticas del grupo que se encuentre en el poder; para esto surge la figura política de Juan Guaidó quien encabeza a la oposición.

Ante esta situación muchos países a lo largo y ancho del mundo se han pronunciado, algunos a favor de Guaidó (la gran mayoría de los que se han pronunciado), algunos otros a favor de Nicolás Maduro y una pequeña parte se ha manifestado con neutralidad, es decir, que manifestaron un abstencionismo en la situación.

El gobierno de AMLO se declaró a favor de Nicolás Maduro argumentado que la Carta Magna de nuestro país declara que México tiene una política de no intervención en conflictos internos de otros países, manteniéndose al margen y no emitiendo opinión o posición alguna.

Sin embargo, el gobierno de MORENA, junto con sus principales cabezas como Fernández Noroña, Yeidckol Polevnsky, Marcelo Ebrard en el pronunciamiento de la SRE y demás han manifestado apoyo y soporte al gobierno de Nicolás Maduro dejando a un lado el abstencionismo que dicta la política de la no intervención.

Sin embargo, pareciera que los seguidores de AMLO y de MORENA siguen fanatizados con la imagen de AMLO, pues siguen viendo como hacerle para defender lo que ya es indefendible y como hace para que las declaraciones de los principales personajes de MORENA los cuales no dejan bien parado al partido ni a la Cuarta Transformación, aunque bueno, esta última lleva mal parada desde hace ya varios errores.

Para nadie es un secreto el fanatismo de AMLO para con las ideas que comparte con los mandatarios de países como Venezuela, Bolivia, Cuba, etc. que casualmente también se han manifestado a favor de Maduro.

El pueblo mexicano no debe de olvidar ni dejarse engañar, una cosa es la política de no intervención y otra muy diferente es utilizar esa idea, meterla a los seguidores y apoyar al gobierno de un personaje solo porque comparte los ideales propios.