NATIOH

El origen de la vida es un misterio que aún no logramos resolver. Si bien existen teorías como la de la evolución de Charles Darwin (“El Origen de las Especies” 1858), el origen de la vida todavía nos es un misterio.

Cada vez que escuchamos acerca de la presencia de vida extraterrestre en nuestro planeta nos imaginamos a un monito verde o gris de cabeza alargada, pero la vida extraterrestre puede llegar en diferentes presentaciones. La vida también puede presentarse como organismos menos complejos: bacterias, esporas, hongos y virus.

Panspermia

La teoría más aceptada acerca del origen de la vida en la Tierra postula que se originó a partir de microorganismos conocidos como extremófilos en los ductos volcánicos al fondo del mar. Estos organismos son capaces de sobrevivir condiciones extremas de temperatura, pH, salinidad y otros ambientes adversos para nosotros. Estos organismos evolucionaron a través de millones de años hasta crear la biodiversidad en la Tierra.

Resulta que hay un nuevo contendiente a la teoría del origen de la vida en la Tierra y ésta dice que la vida viene del espacio exterior. La idea, conocida como panspermia, es que la vida llegó a la Tierra a bordo de un objeto proveniente del espacio, probablemente un asteroide.

El Ames Research Center de la NASA recientemente publicó un estudio donde demuestran la capacidad de ciertos micro-organismos de sobrevivir las condiciones extremas a las que estarían sujetos estos bichitos al viajar a bordo de una formación rocosa estelar. Recuerda que la Tierra tiene una atmósfera que nos protege de objetos extraterrestres, y que estos objetos provenientes del espacio están sujetos a grandes temperaturas y fricción. Además, tendrían que sobrevivir radiación ionizante, temperaturas cercanas a cero absoluto o tan calientes como el sol, el vacío

del espacio y la ausencia de agua. Sorprendentemente, el estudio arrojó la conclusión de que efectivamente existen microbios capaces de sobrevivir un viaje espacial y las adversidades que conlleva. El candidato de microorganismo conocido como endolito, que es un tipo de organismo unicelular que se puede encontrar en formaciones rocosas, es el principal sospechoso de poder ser la semilla de la vida.

Quizás te estarás preguntando cómo un endolito termina a bordo de un objeto espacial. Pues resulta que hace poco se encontró ADN de organismos unicelulares en la superficie de la estación internacional espacial, lo que permite especular la presencia de microorganismos flotando en el espacio. La teoría es que hay organismos tan pequeños que pueden ser cargados por el aire en la atmósfera hasta el espacio. Además, este descubrimiento de ADN sobre la estación internacional permitió a científicos estudiar un fenómeno presente en ciertos tipos de bacterias conocido como criptobiosis.

La criptobiosis es muy parecida a la metamorfosis de una oruga. El organismo entra dentro de un capullo protector y emerge como otro organismo. La criptobiosis no “transforma” al microorganismo pero si lo protege de las adversas condiciones de estar viajando por el espacio. Se suspende toda su actividad metabólica y queda protegido dentro de la roca estelar y de su capullo.

La evidencia todavía no es suficiente para poder asegurar que esta nueva teoría es cierta, pero parece indicar que el origen de la vida no es terrestre y que es mucho más compleja de lo que nos pudimos haber imaginado.

Biografía

Mi nombre es Jorge Pérez. Soy ingeniero biomédico de formación y científico y emprendedor por vocación. Desde pequeño me ha apasionado la ciencia y la tecnología y hoy en día me dedico a emprender en ciencia. Soy director de innovación en inMateriis y socio fundador de Euphonia, iniciativas que nacen desde la ciencia aplicada a resolver problemas de todos los días. Me puedes seguir en @jorgenaitoh.

El microscopio es una columna dedicada a revisar una “laminilla” a la semana en donde intentaré proporcionarle al lector una divertida y fresca manera de aprender acerca de diversos temas de ciencia y tecnología.