Lo realmente importante, en cuanto al descanso, es que mantengas una rutina, sin importar la hora a la que te vayas a dormir.

Seguramente has escuchado o leído sobre los beneficios de dormir temprano, pero si eres una persona nocturna puede que te cueste estar en la cama antes de las 11.

1. No importa que tan tarde te duermas

No importa si duermes tarde, siempre y cuando duermas las horas necesarias y mantengas una rutina. Es decir si duermes todos los días a las 2 am y te despiertas a las 9 am, tu cuerpo logra descansar y el reloj biológico no se ve alterado.

2. Recuperar las horas faltantes de sueño con siestas no funciona

Si tratas de compensar la falta de sueño con siestas durante el día tendrás un desempeño bajo en tus tareas.

3. El ritmo circadiano se ve afectado por la luz

La luz del día es un factor que altera el ritmo circadiano, desestabilizando al cuerpo y provocando un desempeño deficiente.

Así que si no eres de los que puede irse a dormir temprano, solo recuerda que debes cumplir con las horas de sueño y hacerlo en un ambiente que favorezca el descanso, como una habitación con poca luz y ruido.

 

Fuente: Muy Interesante