El planeta se está calentando, y se manifiesta en el cambio climático. La NASA indicó en un reciente estudio que el 2018 fue el cuarto año más cálido desde 1880.

Las temperaturas globales el año pasado fueron 0.83 grados Celsius más altas que la media de 1951 a 1980.

El incremento en la temperatura en gran medida  se debe al aumento del dióxido de carbono y otras emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la actividad humana.

La temperatura media global de la superficie ha aumentado aproximadamente 1ºC. Además, se observó la pérdida continua de hielo marino.

El aumento en la temperatura puede contribuir a:

  • Temporadas de incendios más prolongadas.
  • Fenómenos meteorológicos extremos.
  • Inundaciones costeras.
  • Olas de calor.
  • Precipitaciones y cambios en los ecosistemas.

Un ejemplo de esta situación es el el deshielo de Groenlandia, el cual se ha cuadruplicado desde 2003.

Los climas extremos en 2018 incluyeron incendios forestales en California y Grecia, sequía en Sudáfrica e inundaciones en Kerala, India.