La capital del país es un “abanico de vulnerabilidades, peligros y amenazas”, por eso resulta indispensable fortalecer la cultura de la prevención, afirmó ayer Myriam Urzúa Venegas, titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México (SGIRPC).

Durante su participación en el foro “Cómo actuar antes, durante el alertamiento y después de un sismo”, la funcionaria capitalina se refirió al plan que tiene la Secretaría a su cargo para reaccionar después de un evento natural en coordinación con el C-5, ERUM, Cruz Roja, Heroico Cuerpo de Bomberos, así como las Unidades de Protección Civil del gobierno central y de las alcaldías.

Indicó que en los 15 minutos posteriores al sismo se activan los protocolos de actuación y autoprotección, control de daños, movilidad, y servicios estratégicos de la ciudad. Del minuto 16 al 60, se instalará en sesión permanente el Consejo de Protección Civil; se activará el Comité de Emergencia en el C-5, se ubicarán y priorizarán las zonas más afectadas, se concentrará la información de todos los puertos de emergencia, se prepararán las declaratorias de emergencia para recurrir al Fondo de Desastres Naturales.

Al término del minuto 60 se tendrán los primeros reportes por parte de la Secretaría, por lo que comenzará a fluir la información a la ciudadanía, mediante los canales oficiales.

Del minuto 61 hasta las 72 horas después del evento, se trabajará en la gestión de crisis y gobernabilidad, mediante la apertura de refugios, orientación a la población, orientación psicosocial, instalación de centros de acopio y la Coordinación de Comunicación Social del gobierno central informará cada hora sobre los avances.

De las 72 horas al cese de la etapa de emergencia se continuará con la búsqueda y rescate de personas, con la remoción de escombros, acopio, instalación de refugios seguros para los damnificados y se garantizarán los servicios básicos para la población.

Para ello, el presidente de la Comisión de Protección Civil y Gestión Integral de Riesgos, diputado Héctor Barrera Marmolejo (PAN), consideró indispensable sembrar una cultura de resiliencia y prevención entre todos los capitalinos mediante la dotación de protocolos de actuación.

La diputada de MORENA, Guadalupe Aguilar Solache, consideró que el daño sufrido después del sismo reciente fue menor al presentado durante el 19 de septiembre de 1985, “esto es debido a numerosos esfuerzos e inversiones que se han realizado desde entonces”.

En este sentido, el legislador del PAN, Christian Von Roehrich, consideró que “estas reuniones y foros nos ayudan a entender y enriquecer este tema latente en nuestra ciudad”.