En respuesta a las manifestaciones del proclamado presidente interino legítimo de Venezuela Juan Guaído Márquez, quien le pide que no vea el tema de Venezuela como un tema de izquierda o de derechas, sino como un tema de crisis humanitaria, el titular del Ejecutivo federal Andrés López Obrador, aclaró “lo hemos dicho varias veces, no es conmigo, es con la Constitución; esta postura se ciñe a lo que establece nuestra Constitución, el artículo 89 tantas veces citado que establece como principio de política exterior la no intervención, la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de las controversias, la cooperación para el desarrollo, la protección de los derechos humanos”.

Recalcó, “esta es nuestra postura, y tiene que ver con nuestra historia; puede ser que, en otras naciones, otros gobiernos, con otra historia, vean esto como algo superficial, algo que puede cambiarse de acuerdo a circunstancias. Pero para nosotros es parte de nuestra historia, son las enseñanzas de nuestra historia, es la frase del presidente Juárez: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Esa es mi postura, esa va a seguir siendo la postura del gobierno de México”.

Comentó, “deseamos que dialoguen las partes, que haya una solución pacífica, que no se use la fuerza, que se aleje la violencia y que haya oportunidad para la diplomacia, que haya diálogo. Si es un asunto de ayuda humanitaria que no se mezcle con posturas políticas, ideológicas, que se acuda a la ONU, y que sea por ese medio que se dé toda la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, como se tiene que dar ayuda humanitaria a todos los pueblos, a los pueblos pobres del mundo”.

Resaltó, “entonces, esa es nuestra postura. Lo expreso de manera respetuosa, no es estar a favor o en contra de ningún gobierno, estamos a favor de un principio constitucional, que es parte de la política exterior de México”.