El presidente Andrés Manuel López Obrador mostró su molestia en torno a una publicación sobre el caso Odebrech-Pemex, “es que decía El Quijote: ’Por la libertad y la dignidad se puede arriesgar hasta la vida’. Y titularon ese medio: ‘El presidente miente’ y ya no lo dice El Quijote, lo digo yo, eso sí calienta”.

Mencionó que la ahora la fiscalía tiene que informar, “transparentar pues ellos argumentan que no quieren afectar lo del llamado debido proceso, pero soy partidario de la transparencia, y además hay que pensar hasta en modificar la ley, pero poner por encima la transparencia ayuda mucho en el combate a la corrupción, en el combate a abusos de autoridad”.

Adelantó, “estamos por dar a conocer el decreto para abrir los expedientes de la antigua Policía Federal y del Cisen, estamos nada más revisando algunas cosas para no afectar a terceros, defender a inocentes, niños, la familia, lo que la ley limita, pero toda la parte política abrirla; ya no debe de haber reservas en ese sentido”.

Resaltó, “había en Lecumberri en el Archivo General de la Nación, toda una parte reservada, incluso, con vigilancia del Cisen, no podía entrar ni el director del Archivo General de la Nación a esa sección del mismo archivo. Eso ya no es así, ya se ordenó que forme parte del archivo y estamos buscando la manera de que se pueda consultar”.

Apuntó, “ahí estaba mi expediente, de un parte, porque me explican que cada dependencia… ahí estaba mi expediente de la policía, de la Dirección Federal de Seguridad, o sea, desde hace 40 años, desde que estaba el finado Miguel Nazar; o sea, él suscribía informes sobre mis actividades en Tabasco. Pero ese es otro asunto”.

Recalcó, “muy bien ya cambiaron las cosas, ya no va a haber, ya no existe ese espionaje, porque era un espionaje de tipo político, un espionaje que no tenía que ver con la seguridad nacional”.