Kevin-Prince Boateng ha disputado su segundo partido como futbolista del FC Barcelona. Desde su sorprendente llegada en enero, el internacional ghanés únicamente había sido titular en la ida copera ante el Sevilla. Desde entonces, nada. Hasta hoy, en que ha vuelto a vestirse de corto. Y la verdad, ha completado un partido para olvidar.

Sustituido en el minuto 60 por Luis Suárez, el delantero cedido por el Sassuolo se ha mostrado especialmente errático y desconectado en un partido en el que, para ser justos, prácticamente ningún jugador del Barça ha destacado. Actuación que, aunque resulte un poco injusto criticar, no demuestra por qué el club apostó por él como competencia directa del uruguayo.

Al fin y al cabo, si el Barcelona lo incorporó en invierno fue por aquello de tenerlo en caso de que Suárez se lesionara, pero… si no juega prácticamente nunca y no tiene tiempo de adaptarse, ¿cómo estará el día que le toque ser importante de verdad? Su partido de hoy, la verdad, deja mucho que desear. Como el de todo el Barça.