• Algunos temas ha discrepado de la opinión del presidente López Obrador
  • Ha dicho que “es difícil entender el mensaje” del titular del Ejecutivo federal

Pareciera que la designación de Olga Sánchez Cordero al frente de la Secretaría de Gobernación (Segobe) del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sería un costoso error ya que en varios sectores del país, no es idónea para asumir la segunda dependencia más importante en la actual administración, y no es que se ponga en duda su  trabajo comprometido con el interés público de la ministra de la a Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Recientemente se dio el caso de las conferencias mañaneras que realiza el titular del Ejecutivo federal –que comienzan a perder interés en algunos medios de comunicación-, manifestó que funcionario que no diera a conocer su declaración patrimonial se iba, saliendo a relucir los nombres de Sánchez Cordero y Jiménez Espríu en Comunicaciones y Transportes (SCT), la encargada de la política interna de México omitió un penthouse en Houston, Texas, poniendo en entredicho la honestidad en la tan cacareada IV Transformación.

A lo que la exministra del Alto Tribunal explicó que en su declaración patrimonial solicitó hacer pública toda su información, incluida una propiedad que apareció como reservada, “nuestro patrimonio se ha hecho, peso sobre peso, durante 100 años”, la propiedad en Houston la adquirió junto con su esposo en 2009.

En diciembre pasado fue abucheada sonoramente en Puebla, durante un homenaje postmorten a la gobernadora, Martha Erika Alonso, su esposo el senador Rafael Moreno Valle, y tres víctimas más en un percance aéreo, los asistentes en su mayoría militantes del PAN le exigieron una investigación a fondo que no dejará dudas, y se hiciera justicia en este caso.

No estuvo de acuerdo con reducción de salarios del PJF

La secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, también tuvo diferencias con el presidente López Obrador, en torno a la reducción de los salarios del Poder Judicial Federal, ya que en su opinión contar con un PJF fuerte es indispensable para tener jueces imparciales, y evitar que estén sujetos “al contentillo” de los gobernadores o el Legislativo.

En su momento consideró que no sería recomendable hacer una reforma constitucional para disminuir los ingresos del Poder Judicial como sí aplicaría a la administración Pública Federal porque “un juzgador es un actor fundamental en la paz social del país”.. Un ministro, por ejemplo, gana 260 mil pesos mensuales, más prestaciones como aguinaldo, prima vacacional y seguro por riesgo suma más de 4 millones de pesos al año, según el presupuesto de egresos.

Mientras que los defensores públicos ganan 80 mil pesos mensuales. “¿es mucho? ¿para quién? Para llevar juicios bien, donde no haya corrupción donde no les estén pidiendo a sus defendidos para las copias, para la torta, no les piden porque ellos cuidan sus puestos. Se capacitan, quién dice que es mucho o poco. Lo dice el mercado de profesiones”

Menudo favor le hace al señor presidente

Bien dicen que lo mejor en ciertas ocasiones es guardarse uno sus opiniones, pero pareciera que la funcionaria federal no le importa, durante su participación en la 101 asamblea de la Confederación de Cámaras Industriales, refirió que en la actual administración las obras y proyectos deben cumplir requisitos legales.

México, por lo que a veces es difícil entender el mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A lo mejor disminuir un poco el clima de inestabilidad que tiene el presidente con algunos sectores empresariales, tras la revelación de irregularidades en la CFE, aduciendo que para la actual administración las obras y proyectos deben cumplir requisitos legales, “el mensaje presidencial es difícil de entender, pues los contratos o licitaciones no basta hacer un ´checklist´ de la seguridad jurídica, número de empleos a generar o normas cumplidas, sino contribuir a disminuir la brecha entre pobres y ricos”.

Aseveró, “a veces es difícil entender el mensaje y la política de nuestro presidente, y es difícil entenderlo porque se tienen que desentrañar en muchas ocasiones el sentido de lo que nos está hablando”.

Inseguridad otro duro reto que no ha podido sortear

Otro gran problema que no ha podido hacer frente es el de la inseguridad en gran parte del país, en sus declaraciones reconoció que había que pacificar a México, pero las cifras hablan y la operaciones de las empresas criminales se ha vuelto cada día más violenta, ya no tan sólo son los delitos contra la salud, los asaltos en sus diversas modalidades, las extorsiones, los secuestros, ante una falta de una estrategia seria, como la que tanto han pregonado en mensajes informativos de la guerra contra el “huachicoleo” o robo de combustible, tienen una bomba de tiempo en Guanajuato con el cártel de Santa Rosa de Lima, pareciera que su Centro Nacional de Información que tomó el lugar del Centro de Investigación de Seguridad Nacional (CISEN), no ha tenido los resultados esperados, quizás no cuenta con la gente especializada en la materia debido a los irrisorios salarios que la administración obradorista ofrece, lo que para algunos el riesgo que ocasiona la actividad contrasta enormemente con la remuneración.

Sin tomar en cuenta temas como la legalización de la mariguana, la ley de voluntad anticipada, el aborto, entre otros, que al final de cuentas permitirá conocer sí Sánchez Cordero es la idónea para la Secretaría de Gobernación.

Cabe recordar que en su momento se puso en entredicho su postulación como representante popular por Morena, de acuerdo al artículo 55, fracción V, párrafo segundo, que a la letra dice que para ser diputado se requiere:

“No ser Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ni Magistrado, ni Secretario del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ni Consejero Presidente o consejero electoral en los consejos General, locales o distritales del Instituto Nacional Electoral, ni Secretario Ejecutivo, Director Ejecutivo o personal profesional directivo del propio Instituto”, salvo que se hubiere separado de su encargo, de manera definitiva, tres años antes del día de la elección. Y el artículo 58 dispone que: “Para ser senador se requieren los mismos requisitos que para ser diputado, excepto el de la edad, que será la de 25 años cumplidos el día de la elección”.